Endodoncia

Home / Tratamientos / Endodoncia

¿Qué es la endodoncia?

La Endodoncia (conocido también como tratamiento de conductos) es un tratamiento dental que consiste en la eliminación de la pulpa dental (nervio), que se encuentra en la cámara pulpar y los conductos radiculares que se sitúan en la parte interna de los dientes, luego se realiza la intrumenación, conformación e irrigación de conductos radiculares y se finaliza con el sellado y obturación de conductos con un material inerte y biocompatible.

Términos que debemos conocer:

Pulpa dental: comúnmente llamada nervio, es el tejido blando localizado en el interior del diente, en la cavidad pulpar que contiene el nervio, vasos sanguíneos y tejido conectivo.
La función principal de la pulpa dental es dar vialidad al diente, su pérdida o eliminación por un tratamiento de Endodoncia, no significa que el diente se pierda.

Pulpitis: es la inflamación de la pulpa dental, que puede ser reversible o irreversible, en el caso de se IRREVERSIBLE, se debe llevar a cabo un tratamiento endodóntico.

Necrosis pulpar: es la muerte del tejido pulpar, por diversas causas, como caries extensa que da lugar a una pulpitis, trauma, bruxismo, fisuras, y otras causas, que darán lugar a una infección intrarradicular y/o periapical. En cualquier diagnóstico de necrosis pulpar el tratamiento de elección a realizar será la Endodoncia.

¿Cómo se realiza?

Diágnostico: para empezar se debe realizar una radiografía para valorar el diente afectado, luego se realizarán pruebas clínicas para confirmar el diagnóstico y el elegir el tratamiento adecuado para cada diente y paciente.
Anestesia local: para empezar el tratamiento de Endodoncia, es necesario la anestesia local de la zona donde se encuentra el diente afectado.
Apertura de la cámara pulpar: se realizará la apertura de la cámara pulpar que nos permitirá tener una cavidad de acceso a los conductos radiculares, donde se encuentra la pulpa dental.
Instrumentación: después de la eliminación del tejido pulpar, se realizará la instrumentación y conformación de conductos radiculares con limas rotatorias y/o reciprocantes que nos permitirá ensanchar y darle la forma adecuada a los conductos radiculares para su posterior obturación.
Irrigación final: se desinfectará minuciosamente los conductos radiculares para crear un ambiente totalmente estéril dentro del diente para su posterior obturación.
Obturación de conductors radiculares: después de la irrigación final y secado de los conductos radiculares, se sellarán de manera hermética con materiales biocompatibles.

Debemos tener en cuenta cada paciente debe tener un tratamiento personalizado y adecuado a sus necesidades y esto lo debe diagnosticar, valorar y tratar un especialista en el área de Endodoncia.